Hoy me ha dado por empatizar con las personas que lo pasan mal en la cocina. Aquellos que sufren al tener que pensar qué hacer de comida y, más aún, de postre; que odian a ese compañero que en la oficina les cuenta la maravillosa receta con la que ha encandilado a la suegra y que, le ha obligado a estar 5 horas metido en faena; aquellos que cuando es su cumple recurren a la tarta prefabricada del super; a aquellos que piensan que han nacido con el no-don para enamorar por el estómago; a aquellos que ven masterchef a escondidas y creen que el león come gambas es un trabajo perfecto de creatividad, desarrollo e ingenio con una puesta en escena infravalorada.

Si te sientes reflejado/a en alguno de los perfiles anteriores, BIENVENIDO. Este es tu blog, tu post y tu Tarta de Manzana más fácil imposible.

tarta_manzana_4

Habrá quien se rasgue las vestiduras al ver los ingredientes de tan osada receta pero, confieso haber visto cocineros con Estrella Michelín hacer obras de arte con conservas, botes de alubias y bolsas de patatas fritas. Creedme, nadie, absolutamente nadie, les ha reprochado tal extravagancia. Y subrayo lo de “vagancia”…. el “extra” lo aportan ellos.

¿Por qué os iban a menospreciar por utilizar un hojaldre prefab, una simple manzana y la nata líquida más rica del mercado, gallega a más inri?. Repetid conmigo:

¡Vivan las recetas fáciles que nos hacen quedar como reyes del cucharón y emplatado!

 tarta_manzana_1

INGREDIENTES:

[checklist    icon=”ok”    iconcolor=””    circle=”yes”]

  • Lámina de hojaldre (yo he usado la de Adpan por ser sin gluten. Os valdrá cualquiera marca refrigerada).
  • 1 manzana Granny Smith (a mi me encanta la manzana acidita. Si pensáis que es too much for you, cambiarla por vuestra preferida. Pero ojo, que no se os espachurre en el horno).
  • 100 ml de nata líquida ( para mi la mejor de la galaxia es FEIRACO, mi marca de cabecera láctea).
  • Azúcar para espolvorear.
  • Mermelada de melocotón para adornar. [/checklist]

 

ELABORACIÓN:

[checklist    icon=”ok”    iconcolor=””    circle=”yes”]

  • Desenrolla la masa con cuidado y cubre el fondo de un molde redondo. Aprovecha el papel que viene con la misma para que no se pegue y sea sencillito desmoldarla.
  • Con la ayuda de un tenedor, ataca a pinchacitos toda la base. Vale, vale, no se trata de hacer un colador. Simplemente, que no suba demasiado cuando le entren los calores.
  • Corta la manzana en cuatro trozos, descorazona y lamina finita. Coloca formando círculos la manzanita por toda la base.
  • Riega con la nata líquida.
  • Espolvorea con el azúcar y hornea durante 25 minutos a 170º. Tú vete mirando que no se tueste demasiado la manzana.
  • Retira del horno y deja enfríar.
  • Por último, calienta en un cazo la mermelada para que quede fluidita y se deje agarrar con un pincel para barnizar toda la superficie y así quede brillante y apetitosa. En este momento, tus papilas gustativas estarán, digamos, funcionando. [/checklist]

 

tarta_manzana_3

Ánimo y al asunto. Estoy tan convencida que triunfaréis que ya os veo llegando a la oficina y contando las seis horas que os habéis pasado para hacer la tarta de manzana más fácil y exitosa del mundo. Heyyyy que no se os suba el dulce a la cabeza y volved a visitarme, triunfadores.

Muacs dulces