Pues como quien no quiere la cosa, ya estamos de lleno en la semana prenavideña por excelencia. Los hogares lucen su arbolito y su nacimiento, las tiendas colapsadas, los turrones en los estantes de los super, los Papá Nöel colgados de ventanas y balcones, las tiendas orientales haciendo su particular agosto con adornitos para los occidentales y, los grandes almacenes y grandes superficies, abarrotados de gentes ávidas por consumir y porque no se note la “crisis” (yo, por lo de ahora, no he visto contención ahorrativa en las cajas de ambos). 

Sabéis que no me gusta todo este negocio montado alrededor de un mensaje de paz y esperanza. Es más, las detesto por todo en lo que las hemos convertido: consumismo extremo y descerebrado, hipocresía, reuniones familiares para hacer el paripé. ¿Qué mundo le estamos enseñando a nuestros peques?, ¿es este el mensaje a transmitir?. Puede parecer que, estoy cayendo en la cara más utópica y que, “queda bien” expresar en estas fechas lo del:

“yonogastoensuperficialidades”

“yoayudoalosdesfavorecidos”

Puede parecerlo, sí, y no me importa.

Noestánlostiemposparaguirnaldasylacitosdemás

El atrezzo empleado en la elaboración de estas fotos lo tengo desde hace dos años. Se recicla, lo que se puede, y listo.

magdalena5

Bueno, después de este arrebato de sinceridad y, puede parecer, locura, vamos con la receta.

A ver, no son cupcakes. Bueno, y si lo fueran, ¿qué?. No sé por qué a ciertas personas del mundo gastronómico, (léase periodistas, escribientes, cocineros, reposteros, aficionados, blogueros, y demás estirpes) les ha dado por arremeter contra los cupcakes, los cakepops, las tartas de fondant y demás familia, por el hecho de ser originarios del otro lado del Océano Atlántico. No entiendo cuando hablan de “plastilinas de colores en manos de marujas” y otras lindeces. ¿Acaso es el primer ejemplo de préstamo gastronómico?, ¿es la primera vez que introducimos un plato de otro país/cultura en nuestra gastronomía?. ¿Se ha metido alguien, por citar sólo un ejemplo, con las pizzerias?. Si no se puede hablar de cupcakes, porque aquí tenemos las magdalenas de toda la vida (y,¡qué ricas son!), ¿es más lícito hacerlo de las pizzas y no promocionar las empanadas (de las que en mi tierra somos maestros)?. Venga ya, déjense de historias y que cada quien use, coma y haga cupcakes o magdalenas y, decida, si las quiere cubrir con nata, fondant o icings y sprinkles. Uyyyy……me vuelvo a enervar y no se puede que estamos en Navidad!

magdalenas2

Una receta fantástica sacada del blog de Lola Cocina mientras lo inventas. Desde la primera vez que la hice, fue un éxito. Es un bizcocho de chocolate super esponjoso que no deja indiferente a nadie. Además, tiene la ventaja extra de ser apto para personas con intolerancia al gluten. ¿Se puede pedir más?.

En esta ocasión y, en vez de hornearlo en un molde, he usado cápsulas de magdalenas y, para darle otro aire, las he terminado con un poco de nata montada y unos fideos de colores. Tan sencillas y vistosas como ricas.

magdalenas1

INGREDIENTES:

  • 1 yogur natural
  • 3 medidas del vaso de yogur de harina sin gluten (yo, Schär Mix C Dolci)
  • 2 medidas del vaso de yogur de azúcar
  • 1 medida del vaso de yogur de aceite (yo, aceite de girasol)
  • 3 huevos
  • 1 sobre levadura (yo, sobre doble gasificante Hacendado)
  • Cacao en polvo Valor (yo, unas 3 cucharadas)

ELABORACIÓN:

  • Simplemente, volcamos todos los ingredientes en un cuenco y, con la ayuda de una batidora, batimos hasta obtener una pasta homogénea.
  • Vertemos en las cápsulas y horneamos a 180º.
  • A título orientativo y, siempre dependiendo de cada horno, os comento que en un molde de bizcocho, de capacidad de 1 litro, me ha llevado 38 min y, las magdalenas, han tardado 22 min.
  • Para decorarlas, monté nata líquida y cubrí y esparcí unos fideos de colores.
magdalenas3

Espero que os gusten y, tanto si tenéis a algún celíaco cercano como si no, las hagáis. Ser intolerante al gluten no tiene por qué estar reñido con poder tomarse un bizcocho o unas magdalenas ricas y esponjosas como estas. ¡¡Ánimo con ellas!!!