Parece que estoy un poco cafeinómana, no?. Aunque parezca extraño, curioso, sorprendente y gracioso, la entrada de este blog que más visitas recibe es la Tarta de Café de Poti (una mamá amiga del cole de Pableras). Es más, si escribís en google las palabras “tarta, café” la primera que aparece es la misma. El mejor posicionamiento que tiene este blog se debe a la Tarta de Café de Poti, el Bizcocho de Nata y el comentario del libro de Larpeiros. Esta información me va hacer replantearme el blog y no hacer nada, jaja. Vamos con las galletas sí, sí.

emplatado cenital

Después de un par de semanas intensas con respecto a este ingrediente, el café, debido a presentaciones, catas, concursos y aprendizajes de mano de los que más saben, empecé a elaborar alguna receta con él. La primera, estas ricas y fáciles (premisas necesarias en este blog) galletas de café. Éste va a aportar el sabor y las hace muy dignas para acompañarlo. Incluso diría más, como base para una tarta serían perfectas.

INGREDIENTES:

ingredientes

  • 150 gr mantequilla en pomada
  • 150 gr azúcar moreno
  • 2 huevos
  • 350 gr harina
  • 50 gr café soluble (aquí, cuanto mejor sea el café, más rico el resultado. Si consultáis a Óscar de Toro del Café Venecia, él os aconsejará un origen o un blend mejor que yo)
ELABORACIÓN:
  • Batimos la mantequilla junto con el azúcar hasta que quede cremoso.

paso 1

paso 2

  • Añadimos la harina y seguimos batiendo.

paso 3

  • Ahora el café y seguimos batiendo.

paso 4

  • Por último los huevos. Dejamos que el primero se integre bien antes de agregar el segundo.

paso 5

  • Amasamos hasta obtener una pasta homogénea.
  • La envolvemos en film plástico y la dejamos reposar en la nevera unos 30 minutos.
  • Con un rodillo estiramos sobre una superficie enharinada y con la ayuda de un cortapastas vamos formando nuestras galletas y depositándolas en una placa de horno cubierta con papel sulfurizado.

cortado

  • Horneamos a 200º durante unos 15 minutos o hasta que adquieran un color dorado bonito. Dejamos enfríar sobre rejilla y procedemos a degustar, decorar con hilos de chocolate blanco o, como he hecho yo, con unas chocolatinas sabor café en forma de grano.
emplatado en grupo

Espero que os gusten y os animéis a hacerlas. Así salimos de las tradicionales con sabor a vainilla, mantequilla, o las ricas de manzana y nuez.

emplatado en torre